La doctrina de la Iglesia sobre medios

de comunicación social

2ª EDICIÓN
 

Hace casi 20 años ...

Corría el año 1992. Formaba, en aquella época, parte del equipo humano de la Delegación de Medios de Comunicación Social del Arzobispado de Valencia. Acabábamos de perder a nuestro Arzobispo en un trágico accidente de tráfico cuando regresaba de Madrid. La Diócesis se encontraba en Sede Vacante.

El que entonces era mi jefe, José Verdeguer (y que lo siguió siendo durante siete años más), me hizo un encargo tan bello y especial como arduo y fatigoso: realizar una recopilación comentada de la doctrina de la Iglesia sobre los medios de comunicación social, aprovechando que el Pontificio Consejo para las Comunicaciones Sociales había publicado la Instrucción Pastoral Aetatis novae.

Indagar en cientos de documentos; extraer, catalogar y clasificar textos; redactar varias veces para reducir páginas (la tirada iba a distribuirse gratuitamente, así que tenía que estar todo, pero sólo lo imprescindible).

Tras varios meses de trabajo, ya en 1993, coincidiendo con el trigésimo aniversario del Decreto Conciliar Inter mirifica sobre los medios de comunicación social, vio la luz un pequeño libro de poco más de 100 páginas. Con una tirada de 1.000 ejemplares, se distribuyó en todas las parroquias de la Diócesis, a todos los medios de comunicación valencianos, a los periodistas que cubrían la información religiosa en tales medios, a los delegados de medios de comunicación de las distintas diócesis españolas, además del depósito legal de rigor, el ISBN y, por lo que se ve, alguna universidad y biblioteca (el libro aparece citado en alguna tesina). En estos momentos sólo tengo localizados dos ejemplares, y están en una estantería en mi casa.

En más de una ocasión, tras pronunciar alguna conferencia y hacer referencia al libro, se han acercado personas interesadas en obtener un ejemplar. Lamentablemente, no he podido satisfacer sus demandas.

Aprovechando la cercanía del 50 aniversario de la promulgación del Decreto Conciliar Inter mirifica, me he decidido a realizar un esfuerzo para poner a disposición de esas personas, y de cualesquiera otras interesadas en el tema, el contenido de aquel libro, corrigiendo algún pequeño error, actualizándolo, ampliando la cobertura de algunos temas, e incluyendo una mayor documentación anexa.

Esta ha sido la pretensión y los frutos se encuentran en esta micro-site. El lector juzgará si ha sido trabajo en balde.

En la medida de lo posible, he intentado respetar los textos y la estructura originales, adaptándola a un formato electrónico. Por respeto a la edición original, aquellas partes novedosas o con modificaciones sustanciales, aparecerán marcadas como tales.

Valencia, junio de 2010.

Fco. Javier Lerma Genovés

“(...) El trabajo de los medios de comunicación católicos no es sólo una actividad suplementaria y añadida a las demás de la Iglesia: ciertamente las comunicaciones sociales tienen que jugar un papel en todos los aspectos de la misión de la Iglesia. Por ello, no hay que contentarse con tener un plan pastoral de comunicaciones, sino que es preciso que las comunicaciones formen parte integrante de todo plan pastoral, ya que ellas tienen una contribución que dar a todo apostolado, ministerio o programa.”


Aetatis novae, 17

CONTENIDO NUEVO